OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

Para empezar la obsolescencia programada consiste en la determinación o programación del fin de vida útil de un producto, de este modo, después de un período de tiempo preestablecido por el fabricante o por la empresa durante la fase de diseño del producto, este se vuelva obsoleto, inútil es decir inservible. Su función es que el consumidor pague dos o más veces por medio de productos degradables, o incluso, ‘productos basura’ o de necesaria y continua actualización, con lo que se pretende generar relaciones de adicción, también denominado ‘fidelización’ en términos comerciales, que conllevan beneficios económicos sensibles para empresas sin ética.

Resultado de imagen de obsolescencia programada ejemplos

Su origen se podría situar en 1932, cuando Bernard London propuso, para acabar con la Gran Depresión, la obsolescencia planificada y obligada por ley. Pero esto empezó a popularizarse en 1954 por el diseñador industrial estadounidense Brooks Stevens, cuando dio una charla en una conferencia de publicidad en Minneapolis en 1954 y utilizó el término como como título para su charla.

Un claro ejemplo de obsolescencia programada son las bombillas, que además fueron las primeras víctimas de esta. Esto se puede comprobar con la  bombilla más longeva del mundo instalada en Estados Unidos en 1901 y que sigue en funcionamiento a día de hoy. Para ampliar esto puedes consultar esta página web; Obsolescencia programada en bombillas.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s